Dress Code para el novio para su casamiento

Por Wedcompany

- hace 4 meses

share
email

Más allá del protocolo, las normas de vestir para novios e invitados masculinos han ido dejando atrás –aunque no olvidados– los convencionalismos para dar paso a estilismos más personales, audaces y alejados de los clásicos homogeneizados; recuperando, a la vez, las claves de la elegancia del estilo ‘british’ y ese garbo de los viejos ‘gentleman’. Un nuevo dress code nupcial donde las reglas de la etiqueta se rompen, incorporando estilos que a priori no iban asociados a las bodas (y que a muchos expertos en protocolo harían llevarse las manos a la cabeza), como el black tie que invita a ir de esmoquin. Porque ahora que los expertos en moda masculina declaran «Sigue tu propio estilo, no las tendencias», los novios lo hacen yendo más allá de tradiciones.

Sólo hay dos cosas que (aún) no cambian en el dress code del hombre en una boda: Ir vestidos acorde con la etiqueta marcada por los novios/as en la invitación; sin renunciar a tu estilo personal, pero siempre conforme a la ocasión. Y que sólo el novio, el padrinos y los testigos son los que llevan el boutonniere de flores en la solapa.

1/3. El chaqué.
El chaqué sigue siendo la prenda de ceremonia por excelencia para las bodas de día y los enlaces de máxima etiqueta. Un look de novio tradicional que se reinterpreta a través de patrones, tejidos y colores actualizados que rompen con el rigor del chaqué de pantalón gris y levita negra. Los nuevos chaqués destacan por lucir una gama más amplia que va del negro a los grises y azules, bien en tonos lisos o con estampado de cuadro ventana; y por el contraste con los complementos, donde chaleco y corbata se atreven a destacar con originales estampados y tonos más llamativos, sin perder con ello la armonía y elegancia del estilismo.

2/3. El traje sastre.
Las mismas claves que actualizan al chaqué se trasladan al traje sastre, una prenda que recupera la elegancia clásica del traje de tres piezas (chaqueta, pantalón y chaleco) para aportar a novios e invitados una nueva sofisticación. Un conjunto donde las tres prendas principales se lucen mejor a juego, bien en tonos lisos (del clásico negro, gris marengo, azul y marrón, a colores más llamativos como el traje rosa, verde o burdeos, entre otros), o en estampados tipo cuadro ventana, príncipe de Gales y raya diplomática. La corbata aquí también se reinterpreta y ya no tiene que ir en estricta coordinación, el toque ‘trendy’ lo darás arriesgando con este complemento.

3/3. El esmoquin.
Protocolarmente, el esmoquin es la prenda de gala a utilizar en eventos y fiestas de noche, no así en bodas. Cuando menos no en las bodas europeas (mucho menos españolas) donde no se estilan… o no se estilaban hasta hace poco, cuando los propios novios han impuesto su gusto vistiendo de esmoquin. El clásico esmoquin negro tiene su actualización a través de chaquetas de terciopelo de colores, que pueden ir o no coordinadas con el color del pantalón. De complementos tres básicos indiscutibles: la pajarita, el fajín y los zapatos de charol, tipo ‘opera pumps’ o slippers de terciopelo. Y aunque es el estilismo estrella de la temporada, la invitación ha de indicar claramente su uso: «Dress code: Black tie».

Fuente: tendencias de bodas

Post Destacados

Reecuperar contraseña

¿Ya te acordaste? Acceder

Usted ya se encuentra registrado con esta dirección de e-mail en nuestros portales

subject
close